De papel: Bicentenario del nacimiento de Dickens

El 7 de febrero se cumplía el bicentenario del nacimiento de Charles John Huffman Dickens. El escritor nació en 1812 en la localidad de Portsmouth (al sur de Inglaterra) rodeado de un ambiente insalubre en la sociedad victoriana del siglo XIX. Desde niño royó los deshechos esparcidos en la calle para poder comer, vistió harapos cubiertos de orín y trabajó en condiciones infrahumanas en una fábrica de betún londinense para poder alimentar a su familia. Sin embargo, la atmósfera en la que se crió le sirvió como escenario para sus escritos reivindicativos. Con el paso del tiempo, llegó a convertirse en periodista, cronista de tribunales y corresponsal parlamentario, aunque su mayor preocupación serían las novelas de crítica social con claros elementos autobiográficos.

Por medio de su prosa, todas ellas ilustradas y vendidas por entregas, denunció con sátira e ironía el cinismo social y moral en el que vivía la población inglesa. Trató el tema de la explotación infantil, la prostitución, la delincuencia, la ambición desmesurada, la desigualdad entre clases o la absurda burocracia. De esta forma sus novelas pasan por las diferentes escalas sociales, ensalzando al más pobre y denunciando los valores de la clase acomodada. Algunas de sus obras más famosas fueron: Oliver Twist, Cuento de Navidad, David Copperfield (primer éxito con tintes autobiográficos) o Historia de dos ciudades, así como otras menos notables como La declaración de George Silverman un libro de apenas 100 páginas (ed. Periférica, 2010) donde se recogen muchos de los temas dickensianos: “Teníamos un montón de no sé qué hojarasca repugnante en el rincón más oscuro, al que llamábamos la cama” (pág. 17).

Y es que, si Charles Dickens viviese hoy en día sería un revolucionario incondicional de una crisis que no ha hecho más que seguir el cordel anclado en los desperdicios morales de la virulenta sociedad victoriana que Dickens nos quiso mostrar a la vez que denunciar.

Texto de María Bravo Sancha, estudiante de Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*